viernes, 27 de marzo de 2015

Potaje de Alubias Blancas

¿Es una alucinación o ha dejado de llover? Hoy no hay nubes en el cielo (¡omg! ¡es azul!) y hasta parece que hace solecito. Haría bueno de no ser por el cierzo, que pa' mi que se lo han dejado encendido.

En fin, hoy he salido a mi terraza a regar mi maceto-huerto y a quitar los hierbajos que empezaban a salir, y me he tenido que poner una chaqueta. Comprobado, sigue haciendo frescurri, así que hoy comemos de cuchara, algo calentito. Vamos a preparar un Potaje de Alubias Blancas.


Vamos a necesitar:
-1/2 cebolla
-1 puñado de alubias blancas por persona
-2 o 3 huesos de jamón
-2 huesos de pollo
-2 o 3 longanizas
-1 cucharadita de pimienta dulce
-aceite y sal




La noche anterior pon a remojo las alubias en abundante agua ligeramente salada. Usa un bol espacioso, que llegarán a triplicar su tamaño.


Usaremos para esta receta la olla a presión. Empezamos echando un chorrito de aceite y dorando ligeramente la cebolla y la longaniza. Una vez hayan tomado color, añadimos la cucharadita de pimienta dulce y removemos un par de veces con una cuchara de madera. Añadimos enseguida un vaso de agua para evitar que la pimienta dulce se queme.


Echamos los huesos de jamón y de pollo y las alubias blancas. Añadimos suficiente agua como para cubrir todos los ingredientes. Si deseamos añadir algo más, podemos echar algún trozo de tocino, zanahorias o una hoja de laurel. Echamos una cucharadita de sal, removemos y cerramos la olla a presión. La dejaremos silbar en fuego medio-alto durante una media hora más o menos.



¡Cuidado con la olla a presión! ¡Ni se os ocurra intentar abrirla antes de que deje de silbar ni enfriarla bajo el agua del grifo! (Se de una mujer que hizo esto último y la olla prácticamente le explotó en la cara). Si tenéis prisa hay una olla a presión especial para microondas que tardará mucho menos que esta y que es más ligera. A la olla a presión tradicional hay que darle tiempo. (Yo en cuanto pueda, pienso hacerme con la olla para micro)



Pasada esa media hora y dándole tiempo para que deje de silbar, la abrimos y comprobamos que todos los ingredientes estén cocidos, aunque nada más ver el caldo sabrás si está hecho. Retiramos los huesos que hayan podido quedar sueltos y la hoja de laurel, de haberla echado. Rectificamos de sal y servimos.






¡Que aproveche! Si quieres comentar algo y compartir con nosotros tus truquillos con esta receta no te cortes. No olvides tampoco registrarte en el blog para no perderte ninguna receta y si eres de Zaragoza, pásate por la sección de Eventos, Cursos y Talleres de Cocina y apúntate al taller que tenemos este Abril.

¡Un beso a todas y hasta el lunes a las 12:00!

0 comentarios: