martes, 17 de marzo de 2015

Ensalada de tomate, atún y olivas.

Ya se acerca la primavera y empieza a hacer más calorcito. Las flores empiezan a repartirse los parques y empieza a apetecer algo más ligero para comer, más fresco. ¿Y que hay más fresco que una ensalada? Hoy para comer tenemos una rica ensalada de tomate, atún y olivas verdes.




Ya echaba de menos la primavera. Ha sido un invierno muy largo y mi pequeño macetohuerto se ha visto afectado por el viento y los cambios repentinos de temperatura. Aun así, no hay nada más gratificante y relajante que cultivar tus propias verduras.


Mi tomatera, algo pachucha después de tanto cierzo.

Vamos a necesitar:
-1 tomate grande maduro
-1 lata de atún al aceite de oliva
-1 bote de olivas verdes 
-aceite y sal al gusto
-hierbas provenzales


Lavamos bien el tomate para eliminar impurezas y posibles productos químicos de la piel. Hay quien pela el tomate, ya que sin piel es más fácil de digerir. Yo lo hago en ocasiones, aunque suelo dejársela. Partimos el tomate, le retiramos la dureza y lo cortamos en gajos. Una vez colocado en el plato, salamos antes de echar el atún para evitar que éste resulte demasiado salado. Por ultimo añadimos olivas y terminamos de aliñar con un chorrito de aceite de oliva y un pellizco de hierbas provenzales espolvoreado por encima.

El atún que uso siempre es al aceite de oliva, ni de girasol ni al escabeche. Es más sano y más rico, aunque también más caro. Para cocinar si que uso atún al natural (más barato), pero para las ensaladas siempre al aceite de oliva.


Sugerencia de presentación


Así de fácil y rápido tendréis un buen plato que no os va a dejar con hambre. Ya veréis que toque más bueno le dan las hierbas provenzales con el aceite al tomate. ¡Qué aproveche!

Gracias a todos los nuevos cocinillas que siguen el blog, bienvenidos. ¿Aún no eres un cocinillas? Regístrate con tu cuenta de google o de twitter y no te pierdas ninguna receta.

2 comentarios:

Cómo se hace

Todo un clásico y siempre un acierto, un beset

Lyriel Baenaor

¡Y fresquito y barato! Gracias Paloma, un beso.