lunes, 9 de marzo de 2015

Potaje de Vigilia





Buenos días a todos. ¿Cómo va el comienzo de semana? Los lunes siempre son pesados, ya se sabe, así que mejor empezar con una receta que nos llene de energía, y como ya se acerca semana santa aquí os traigo el famoso Potaje de vigilia, también conocido como Potaje de Bacalao con garbanzos y espinacas.




Este es un plato tradicional que se suele (o solía) preparar durante la semana santa por la prohibición religiosa de comer carne. ¿Porqué no comer carne pero si pescado? Ni idea, ambas cosas provienen de animales, así que no veo ningún sentido. (Si alguien lo sabe, que me lo diga).
Mientras tanto, empezamos con la receta.



Ingredientes:




-1 puñado de garbanzos por persona
-1 zanahoria por persona
-1/2 cebolla por persona
-1 diente de ajo por persona
-200 gr de bacalao desalado
-2 puñados de espinacas por persona
-1 cucharadita de pimienta dulce
-1 huevo por persona


La noche anterior, ponemos a remojo los garbanzos en agua ligeramente salada y dejamos preparado el bacalao si no podemos comprarlo ya preparado. Te recomiendo comprarlo desalado y desmigado, limpio de espinas, si no tendrás que limpiarlo bien y pasarlo por agua unas 5 veces a lo largo del día anterior para poder preparar el plato.

Partimos la mitad de la cebolla que vayamos a usar en trocitos pequeños y dejamos el resto en láminas algo más grandes. Los ajos los pelamos y les hacemos un corte por la mitad, sin llegar a trocearlos. Limpiamos y troceamos también las zanahorias.

Hay quien le echa también patata, personalmente nunca junto legumbres con patatas. Si evitas esa mezcla, evitarás también los gases.

Echamos un chorrito de aceite en la olla y la ponemos a fuego medio. Echamos la cebolla, la zanahoria y los ajos y removemos, dejando que se sofrían un poco. Cuando ya estén, añadimos la cucharadita de pimienta dulce y removemos. Añadimos un poco de agua enseguida para evitar que la pimienta se nos queme.

Echa los garbanzos y cubre con agua. Déjalos hervir al fuego medio-alto durante una media hora/40 minutos. Ahora añade el bacalao cortado en trozos y las espinacas. Tapa la olla y deja que hierva otro cuarto de hora.

No le eches sal, el bacalao ya va a añadirle bastante. Si una vez que esté servido le falta un poco, podrás añadirle, pero si le sobra, no podrás rectificarlo.

Aparte, cuece los huevos hasta que estén duros y, cuando ya se haya hecho el potaje, añádelos cortados en láminas.


¡Que aproveche!



Espero que os guste la receta. El bacalao queda desmigado y el sabor es muy rico, los niños comerían pescado sin ser conscientes de ello. Si quieres aportar algo, tu toque especial en este plato, compártelo con nosotros en los comentarios. Y si aun no lo has hecho y quieres seguir disfrutando de nuestras recetas, únete a los cocinillas.