miércoles, 18 de marzo de 2015

Tortilla de espinacas

Buenas a todos, ¿qué tal os va? Ya estamos casi a la mitad de la semana y queda tan solo un día para el día del padre. ¿Tenéis ya algo pensado? Corbatas, colonias, algún dibujo preparado por los más pequeños de la casa... ¿por qué no prepararle algo especial? Mañana a las 12:00 os propondré un menú muy fácil de hacer y que de seguro le gustará a papá. Pero hoy, os traigo otro clásico: Tortilla de Espinacas.



El tiempo está loco, ¿verdad? Otra vez ha vuelto a refrescar y en muchas ciudades amenaza con llover. En estos días vamos todos muy despistados. ¿Me llevo abrigo o chaqueta? ¿Jersey o camiseta de manga larga? ¿Como de cuchara o algo fresco? Bueno, optemos por algo intermedio.



Vamos a necesitar:
-300 gr de espinacas
-4 huevos
-aceite y sal





Ponemos una olla al fuego, lavamos bien las espinacas y, cuando el agua ya burbujee, las hervimos durante unos 8 minutos, empujando con una cuchara de madera las hojas para asegurarnos de que todas se hunden en el agua. Podéis usar también espinacas congeladas, pero tienen menos vitaminas que las frescas. Lo mejor y más recomendable es utilizar espinacas frescas o naturales. Tendrás que eliminar las hojas amarillentas y cortar los tallos, además de limpiarlas con abundante agua caliente para eliminar impurezas y químicos.

Pasados los 8 minutos, comprobamos que estén bien cocidas y las escurrimos bien, removiendo y apretando con la cuchara de madera para asegurarnos de que sueltan todo el agua de las hojas.

Batimos los 4 huevos, echamos un pellizco de sal y añadimos las espinacas, removemos.

En una sartén grande calentamos abundante aceite y echamos los huevos con las espinacas, calentamos a fuego medio-alto. Vamos removiendo con la ayuda de un tenedor hasta que se cuaje bien la base para evitar que se queme y que aun quede parte cruda. Cuando esté lo suficientemente cuajada, de forma que al menear la sartén apenas haya líquido, daremos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato (aunque también venden "tapas" especiales para dar la vuelta a la tortilla con mayor facilidad. Tengo intención de comprar una porque es un autentico show cada vez que tengo que girar la sartén), la devolveremos con delicadeza a la sartén y terminaremos con fuego medio-bajo.




Un pequeño truco que quiero compartir con vosotros. Las tortillas de casa siempre quedan finitas, por mucho huevo que les eches no se parecen en nada a las que sirven en los bares. El secreto está en echarles un chorrito de leche y levadura en polvo al mezclar los huevos. Con ese añadido, tus tortillas serán mucho más gruesas y saciarán más el hambre.


Gracias por leer mi blog. Si aun no lo has hecho y no quieres perderte ninguna receta, únete a los cocinillas y anímate a experimentar con nosotros. Recuerda, todos los días de Lunes a Viernes a las 12:00 tendrás una nueva receta. Besos a todos y hasta mañana.

0 comentarios: