martes, 14 de abril de 2015

Tortilla de Espárragos Trigueros

¡Hola de nuevo a tod@s! Antes que nada tengo que disculparme por estos días que han pasado sin nuevas recetas publicadas. Tuve un problemilla con mi equipo que ha costado un poco solucionar y... ¡he recibido una visita sorpresa! Solo una de las razones es mala ;)

Han venido a verme mis padres, desde casi la otra punta de España, y pasarán unos días por aquí. En cuanto me he descuidado, mi madre se ha metido en la cocina y ha hecho magia. Esta receta es suya (nadie hace las tortillas como ella) y yo estoy ya deseando que llegue la hora de comer: Tortilla de Espárragos Trigueros.





Me ha traído un montón de cosas de mi tierra y mi pueblo, de todos los lugares por los que mi familia está desperdigada: Aceite de Oliva de sus campos en Totana, verduras del campo de mi Primo también de Totana (gracias TioBakero, ¡son las mejores verduras del mundo!), Naranjas y Mandarinas del campo de una amiga suya en Alicante, jabón casero que ha hecho mi Yaya, pescado y marisco de las costas alicantinas y un pato que ha "cazado" por Amposta mi Tío Pepito. Y los espárragos, que son de Torreblanca. ¡Somos una familia muy viajera! Solo me faltaría algo de Canarias y ya tendría regalito de cada uno :) aunque... ha traído plátanos... ¡Le preguntaré si son de canarias! :D















Pero vamos con la receta que me enrollo mucho.


Vamos a necesitar:
-Espárragos trigueros
-2 o 3 huevos
-Aceite y sal
-Ingrediente secreto que 
tienen todas las madres y 
que no se sabe lo que es, 
pero que consigue que la 
comida esté más rica que ninguna otra.


Lavamos y cortamos los espárragos, los freímos en una sartén mediana con aceite y un poquito de sal. Una vez estén bien hechos y hayan tomado un color verde más oscuro, añadimos los huevos previamente batidos. Removemos un poco para que se vaya cuajando bien y le damos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato ( ¡aquí yo suelo provocar una hecatombe, pero mi madre tiene un arte...! ). Doramos bien ambas partes y servimos calentita.


 ¡Voy a tener que hacerle bombones de oro o algo así para compensar esto! ¡Buen provecho!