sábado, 30 de enero de 2016

Roscón vegano

Hola a todos. Os dije que os debía un roscón y aquí os vengo con una entrada especial y una receta riquísima de roscón vegano.



Esta mañana nos hemos pasado por Plaza España, en Zaragoza, para tomarnos este rico roscón y chocolate caliente veganos con Vegan Hope, en Zaragoza, y tengo que admitir que me lo habría llevado entero. Me pierde el chocolate y el roscón y es una maravilla encontrar opciones veganas ta ricas. Les pregunté por la receta y me hablaron del cocinero, que se había quedado casi toda la noche haciendo roscones y que el pobre estaba durmiendo esta mañana. Aquí os traigo la receta para que os animéis a probar.

Vamos a necesitar:


350 gr. de harina de trigo (debe ser harina de fuerza).
25 gr. de levadura fresca (no vale de la química).
125 gr. de leche de soja.
100 gr. de azúcar
75 gr. de margarina sin lactosa (en punto pomada).
1/3 vaso de aceite de girasol.
ralladura de 1 naranja.
1 cucharada de ron añejo.
1 cucharada pequeña de aroma de azahar (tiene que ser aroma apto para alimentación).
1/3 de una cucharada pequeña con sal fina.
Para decorar el roscón (aquí lo que tu prefieras): guindas, fruta escarchada, azúcar, almendras fileteadas, crocanti …





Antes que nada vamos a disolver la levadura fresca en la leche y la dejaremos 15 minutos para que vaya activándose la levadura. La leche tiene que estar templada (tibia, no caliente) y lo mejor es meter el bloque en la leche y disolver con las manos.

Ahora de los 350 gr. de harina de la receta reserva 30 gr. para amasar. El resto de la harina (320 gr.) la ponemos en un bol grande bien tamizada. Añadimos en el centro la ralladura de naranja y el azúcar, y esperamos que pasen los 15 minutos del paso anterior. Cuando hayan pasado añadimos también en el centro la leche con la levadura. Ahora mezclamos con una espátula removiendo en el centro del bol incorporando poco a poco la harina del fondo y de alrededor (pero sin incorporarla toda) hasta que se forme una papilla.


Cuando tengamos esa papilla formada añadimos la margarina en punto pomada, el ron, el aroma de azahar, el aceite y la sal.

Mezcla con la espátula igual que antes incorporando poco a poco la harina de alrededor. Al final quedará una bola muy pringosa.


Ahora llega el momento más importante de la receta. Espolvorea la mesa con un poco de la harina que tenemos reservada y enharínate las manos. Pon la masa del roscón sobre la harina y empieza a trabajarla. Al principio se pegará, pero conforme vayas amasando la masa cogerá cuerpo y se irá despegando de la mesa. Si ves que no hay forma de que se despegue añade un poco más de la harina que tenemos reservada (pero solo si es necesario). La masa tiene que quedar pringosa pero en un punto en el que si desplazamos rápido la masa por la mesa no se pega pero si la dejamos quieta se pega un poco. Es un pelín liado cogerle el punto la primera vez pero el truco está en conseguir una masa que ruede por la mesa sin pegarse usando la menor cantidad de la harina que teníamos reservada.


Cuando tengas la masa en su punto (recuerda que debe quedar pringosa, si te quedó seca quedará más denso el roscón) haz una bola con ella. Espolvorea un poco de harina en un bol grande y pon la masa encima. Cubre con papel film transparente y deja en un lugar cálido (si tienes una habitación con calefactor es una buena idea dejarla en esa habitación. La masa tiene que al menos doblar su tamaño. Esto tardará de 2 a 3 horas dependiendo de la temperatura de la habitación.

Cuando la masa haya crecido suficiente es el momento de darle forma. Primero que nada debemos tener preparada una bandeja con papel de hornear encima. A continuación sacamos la masa del bol y la amasamos 1 minuto para sacarle el aire. Formamos una bola con la masa y una vez en las manos le hacemos un agujero en el centro com los dedos pulgares de ambas manos. Sin soltar la masa vamos abriendo el agujero para ir formando el roscón, hasta que tenga un tamaño como el de la bandeja más o menos. Cuando lo pongas en la bandeja encogerá un poco, no pasa nada. Lo estiramos con cuidado en la bandeja hasta que tenga un buen tamaño, se pegará al papel de hornear así que costará un poco.

Lo cubrimos con otro papel de hornear (para que no se seque la masa con el aire) y lo dejamos crecer (levar) en un sitio cálido hasta que al menos doble su tamaño (entre media hora y una hora y media dependiendo de la temperatura). 


Cuando esté bien grande pintamos con margarina derretida y decoramos a nuestro gusto (en este caso solo usé guindas, crocanti y azúcar).

Mete en el horno caliente a 160ºC arriba y abajo. Deja 25 minutos (que se ponga bien dorado) y saca del horno. 



Si vives en Zaragoza y quieres probar este roscón, aun estas a tiempo. Estaban esta mañana hasta las dos en plaza España, y esta tarde volverán a estar de 17h a 20h.


2 comentarios:

Esmeralda Herrero

Que buena pinta!lo intentare hacer,muchas gracias por compartir la receta

Alejandra Betoret

De nada Esme. Animate, ya verás como a tu chico le encanta!! Gracias por tu comentario y ya sabes, si te sale alguna pregunta con la receta, estoy cerquita. Nos leemos! :)