jueves, 8 de febrero de 2018

Refresco diurético








































Ingredientes:
2 litros de agua
1 pepino
1 limón
10 hojas de menta
1 cucharadita de jengibre molido
2 cucharaditas de azúcar moreno.



Lava bien y corta a rodajas el pepino y el limón sin pelarlos. Ponlos en una jarra junto con la menta, el jengibre y el azúcar. Añade el agua y remueve con una cuchara de madera. Déjalo macerar una hora en la nevera.
Puedes rellenar de agua la jarra y dejar que se siga macerando, pero te recomiendo cambiar los ingredientes después del segundo día.
Esta bebida es refrescante, sana y diurética.


miércoles, 7 de febrero de 2018

Hamburguesas Caseras. (6 unidades)


















Ingredientes:


300 gr de garbanzos cocidos
1/2 calabacín mediano
2 cucharadas de semillas de sésamo
3 cucharadas de harina de trigo
1 cucharadita de curry
Sal y pimienta al gusto

Triturar todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, separar en bolas y aplanar para formar las hamburguesas. Cocinar en sartén o plancha. Se pueden congelar, envolviendolas en papel transparente para que se conserven más tiempo y mantengan la forma.

------------------------------------------------------

Variantes:

300 gr de frijoles cocidos
1 zanahoria
2 cucharadas de semillas de lino molidas
4 cucharadas de harina de trigo
1 cucharadita de comino
Sal y pimienta al gusto

-------------------------------------------------------

200 gr de lentejas cocidas
130 gr de quinoa cocida
2 dientes de ajo
1/2 cebolla
4 cucharadas de pan rallado
1 cucharadita de comino
sal y pimienta al gusto

martes, 6 de febrero de 2018

Bases para una Buena Alimentación Vegana









Fuentes y más información en Vegetarianismo.net y Manipulando lo que comemos

lunes, 5 de febrero de 2018

MugCake de Chocolate



Ingredientes

3 cucharadas de harina
2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de cacao puro
1/4 de cucharadita de sal
1/2 cucharadita de levadura en polvo
6 cucharadas de leche de avena

Mezcla bien todos los ingredientes secos en una taza, añade la leche y remueve hasta que quede una masa homogénea. Mételo al microondas a máxima potencia (700/800 wz) durante minuto y medio.


¡Que aproveche!

jueves, 21 de septiembre de 2017

Donuts Veganos

Una de las cosas que más echas de menos al hacerte vegana son los donuts. No hay donuts veganos, no al menos unos que sepan a donuts. Lo máximo que he llegado a encontrar son supuestos donuts cuya textura se parecía más al mazapán. Así que hoy vamos a hacer unos donuts veganos caseros, saludables y, dependiendo de la cobertura que elijas, sin azúcar.

Pondré dos versiones de esta receta, la tradicional y con la thermomix.




Ingredientes:

-500 gr de harina para repostería
-250 ml de leche de coco (o otra leche vegetal que prefieras)
-50 ml de aceite de oliva
-100 ml de sirope de ágave de sabor neutro
-25 gr de levadura fresca
-8 semillas de cardamomo

A parte necesitaremos un rodillo, una bandeja de horno, un trapo limpio y un molde para donuts. Si no tienes un molde puedes utilizar un vaso grande junto con un vaso de chupito, tazas de distinto tamaño, etc.
Para la versión tradicional necesitarás a parte un bol redondo, un mortero y una báscula de cocina.


Versión tradicional:

Empezamos triturando las semillas de cardamomo con un mortero. Reservamos

Echamos la harina con el cardamomo en el bol. Disolvemos la levadura fresca en la leche vegetal y mezclamos bien con la harina.

Una vez bien mezclado, haz un volcán (una montañita con un hueco en medio) y echa en el agujero el aceite. Vuelve a mezclar con las manos hasta que quede homogéneo. Por último añade el sirope y mezcla de nuevo. 

Enharina ligeramente la encima limpia y echa la masa. Se te pegará bastante, así que enharinate también las manos. Quizá necesites añadir algún puñado de harina a la masa, lo justo para que deje de pegarse en los dedos. Amasa sin parar durante unos cinco minutos, estirando, mezclandolo todo bien. Cuando esté todo homogéneo, haz una pelotita y golpéala contra la encimera unas cuantas veces.

Vuelve a meter la masa en el bol y tápalo con un trapo limpio. Déjalo crecer durante una hora.

Pasada la hora, vuelve a echar a la encimera la masa, extiendela con el rodillo hasta que tenga un centímetro o dos de grosor. Empieza a recortar los donuts con lo que tengas a mano (molde, tazas o vasos) y ve colocándolos en una bandeja de horno fría y previamente enharinada.

Vuelve a mezclar y estirar la masa restante para seguir haciendo donuts hasta que te quedes sin masa. Deja que los donuts fermenten en la bandeja unos diez minutos ( o hasta que doblen su tamaño). Mientras precalienta el horno a 170º.

Cuando hayan fermentado, échales un poco de aceite de oliva por encima y mételos al horno unos 20 minutos (o hasta que se doren, dependiendo del grosor que tengan tardarán más o menos). Cuando estén, sácalos del horno y déjalos templar.

(Ve al final para preparar las coberturas) 




Versión con Thermomix.

Pesa la harina con la Thermomix. Añade la levadura y el cardamomo y tritura unos 10 segundos a velocidad 7. Añade el aceite y vuelve a mezclar unos segundos a velocidad 4.

Ahora pon la thermomix en modo espiga con la cuchilla invertida y a través del hueco añade la leche y el sirope de ágave. Deja que amase durante unos dos o tres minutos más. Cuando esté homogéneo, enharina la encimera limpia y echa la masa. Enharinate las manos y amasa un poco la mezcla, añade un poco de harina hasta que deje de pegarse en las manos.

Deja la masa echa una pelotita en un plato, tapada por un trapo limpio, durante una hora.

Pasada la hora, vuelve a echar la masa a la encimera y empieza a estirarla con el rodillo. Empieza a formar los donuts con lo que tengas a mano (molde, tazas o vasos) y colócalos en una bandeja de horno fría previamente enharinada. La masa restante vuelve a mezclarla y cortarla hasta que se acabe.

Déjalos fermentar durante unos 10 minutos (o hasta que doblen su tamaño), mientras precalienta el horno a 170º.

Échaes un poco de aceite de oliva por encima y mételos al horno durante unos 20 minutos (o hasta que doren). Cuando estén, sácalos del horno y déjalos templar.

(Sigue leyendo para preparar las coberturas)



Coberturas:

Glaseado blanco:
Mezcla 90 gr de azúcar glas con dos o tres cucharadas de leche vegetal. Baña los donuts en la mezcla y deja enfriar.
Glaseado de colores:
Antes de mojar los donuts, añade a la mezcla de antes un par de gotitas del colorante alimenticio elegido (mira que no tengan nada de origen animal)



Cobertura de chocolate crujiente:

Derrite un par de tabletas de chocolate negro (comprueba que no tengan nada de origen animal). Puedes hacerlo al baño maría o en una taza y en el microondas durante uno o dos minutos (nunca un vaso, usa una taza apta para microondas) Moja tan solo la parte superior de los donuts y espolvorea por encima almendra troceada (avellanas o nueces también sirven) Déjalo unos minutos en la nevera para que el chocolate se endurezca.
Cobertura de chocolate suave:


Derrite 50 gr de margarina de soja con 40 gr de chocolate negro al microondas. Mezcla bien y añade una cucharadita de vainilla líquida, 20 gr de leche vegetal y 120 gr de azúcar glas. Vuelve a mezclarlo todo hasta que quede homogéneo. Moja o baña los donuts y déjalos enfriar en una superficie plana con papel vegetal.

¿Y tu, como haces los donuts? ¿Tienes alguna otra cobertura rica? Deja tus experiencias y opiniones en los comentarios y comparte tus truquillos. Go Vegan!

jueves, 18 de mayo de 2017

Helado vegano de Fresa y Dátil

Por fin empieza a hacer buen tiempo y empieza a apetecer cada vez más cosas fresquitas. Y dulces. Fresquitas y dulces. Como horchatas, batidos... y ¡helados!


¿Pero donde conseguir helados en los que no se usen lácteos, colorantes y glutamatos? Puedes ir a una tienda que ya te va a costar encontrar (admitamoslo, cada vez está más extendido pero aun queda mucho camino) o puedes hacertelo tu mism@ en casa. Así que vamos a hacer un helado de fresa riquísimo, con muchas vitaminas, sin grasas saturadas, sin colorantes artificiales y sin necesidad de añadir azúcar refinado.




Vamos a necesitar:

500 gr de fresas (congeladas del día anterior)
12 dátiles
40 almendras crudas y peladas
(opcional) leche de avena


Empezamos poniendo a remojo las almendras durante una media hora. En ere rato preparamos los dátiles, a los que extraemos el hueso, y sacamos las fresas del congelador (congela las fresas ya troceadas) para remojarlas un poco en agua a temperatura ambiente.

Cuando pase la media hora escurrimos las almendras y metemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora. Te recomiendo elegir una buena batidora, las hay que no tienen potencia suficiente y no pueden con hielos o frutas congeladas. Estas son bastante buenas y para hacer helados va perfecta.

Tritúralo todo hasta que quede una mezcla homogénea. Si quieres que el helado sea más cremoso, añadele unos 200 cl de leche de avena y vuelve a mezclarlo todo.

Te recomiendo hacer el helado que vayas a consumir en el momento, ya que estará en su punto gracias a las fresas congeladas. También puedes guardarlo en el congelador para más tarde, pero ten en cuenta que se solidificará del todo y no tendrá la misma textura que recién batido.























¡Que aproveche! Disfrutad de este helado y probadlo con viruta de chocolate negro por encima.


jueves, 27 de abril de 2017

¿Qué es lo que estoy comiendo y que lleva?

¿Trazas? ¿Lleva trazas? ¿No? ¿¿Estás seguro??




Hoy en día, gracias a Dios, se da más y más importancia a lo que pones en tu plato y es más sencillo conseguir esa información. Quieres saber que es, de donde viene, si ha sido bien preparado y si es seguro comerlo. A parte del aceite de palma y el glutamato (presente en casi todos los alimentos pre-fabricados), hay ciertos productos que quieres evitar por completo en tu plato, ya sea por alergias o por un estilo de vida vegano.

¿Pero es realmente veraz esa información sobre tu comida? Coges el tenedor y no puedes evitar examinar lo que hay en tu plato casi con paranoia. ¿Estará contaminado?




Hay muchas formas de que un alimento preparado se contamine:

-Usar el mismo utensilio de comida en la preparación de varios platos distintos.
-Falta de higiene en la cocina
-Desconocimiento (o desinterés) por parte de quien lo prepara.

Hoy mismo he estado comiendo en un restaurante en el que me han facilitado una hoja con los alérgenos de todos sus platos (algo maravilloso y que debería normalizarse en todos los restaurantes), pero aun con esto no ha sido una información totalmente veraz la que me han dado. Dos platos me han llamado sobretodo la atención: uno de ellos era una pasta semipicante con pimientos que no llevaba ninguna marca de alérgenos... y que sin embargo estaba hecha con pasta fresca, que lleva huevo. El otro era una lasaña vegetal con tomate en vez de bechamel.. pero a la que habían añadido un gratinado de queso. Y no, este plato tampoco tenía marcado los alérgenos correctamente.

En estos dos casos el error es fácil de reconocer pero ¿que pasa cuando no es así?



Otra situación verídica, en otro restaurante: una compañera de trabajo y su pareja fueron a cenar. Al pedir una ensalada, mi compañera preguntó que llevaba dicha ensalada (huevo, atún, maíz, queso... hay muchas cosas que se añaden a la lechuga) y la camarera le respondió (con el tono de quien dice algo obvio a alguien con pocas luces) que la ensalada llevaba verduras.

Mi compañera y su pareja pidieron esa ensalada y menos mal que fue ella quien la probó primero, porque la ensalada estaba llena de queso parmesano en polvo mezclado con el aceite de oliva y si su pareja llega a probarla habría ido directo al hospital.

Queremos pensar que estas situaciones son cada vez menos frecuentes y nos sentimos afortunados cada vez que encontramos un lugar agradable donde nos atiendan bien, no nos engañen y nos den la comida que queremos.

Aun así no ha pasado el peligro del todo.

Me refiero a las trazas. Si, las trazas.



Las trazas indican con que se ha contaminado un producto, ya sea por la producción en masa de varias cosas distintas o por el tipo de elaboración. Las trazas están indicadas en los envoltorios de los alimentos preparados, ¿pero que pasa con los platos preparados?



La legislación es clara: la contaminación de alimentos debe evitarse. Las trazas deben evitarse. Para ello se exige un carné de manipulador de alimentos para poder trabajar en un puesto en el que manipules o sirvas comida, garantizando así que la comida será seguro comerla y será exactamente lo que el cliente ha pedido. Actualmente no es obligatorio renovarlo cada 4 años (desde el 2008 para ser exactos) pero es recomendable y, personalmente, muy positivo tanto para el cliente como para el trabajador.

La última vez que renové el carné fue una faena el compaginarlo con el trabajo y la familia, y para mi gusto fue una preparación un poco escasa (nociones básicas y poco más). Por suerte cada vez hay más facilidades y ya puedes sacarlo incluso desde casa con algún curso de manipulador de alimentos online, llevándote algo más que las nociones básicas. (¡Bendito Internet!)

Aunque claro, siempre hay que tener en cuenta el factor humano. Por mucho carné que tenga, si te encuentras con un camarero al que le importa un pito que no quieras ingerir nada que provenga de animales... o que puedas "explosionar" si pruebas un lácteo (si, la mantequilla es un lácteo!) tu "hoy como fuera" puede convertirse en algo muy desagradable.


Ante eso solo queda comer en casa, ¿no? Ahí puedes contar contigo misma y tu preparación para evitar las trazas.


viernes, 12 de agosto de 2016

Mini bocadillo de seitán y pimiento

Ingredientes (2 unidades)

-Veganesa
-50 gr de seitán
-1 tomate maduro
-1 pimiento verde
- Media barra de pan normal
-Sal, comino, pimienta, orégano.



Esta receta es fácil, rápida y está riquísima. Empezamos cortando en tiras tanto el seitán como el pimiento verde (si la loncha de seitán es muy gruesa, te recomiendo dividir antes la loncha en dos y cortarla como en la foto). Calentamos aceite en una sartén y echamos el seitán, aderezandolo con sal y un poco de comino. Dejamos que se tueste un poco y lo pasamos al pan, repartiendolo entre los dos bocadillos. En el mismo aceite freímos el pimiento verde con sal y un poco de pimienta, mientras se hace, extendemos una fina capa de veganesa sobre el seitán.

Fríe más o menos el pimiento verde según tus gustos. A mi me gusta que cruja, así que lo dejo hasta que toma algo de color y lo saco muy poco hecho. Repartelo también entre los dos bocatas.
Lava el tomate y córtalo a rodajas, colócalas sobre el pimiento verde y espolvorea con un poquito de orégano. Usa un palillo para sujetar el bocata y sorprende a tus amigos carnívoros. 






















¡Que aproveche! No olvidéis suscribiros al blog y comentad lo que queráis ya sea en esta sección de comentarios como en facebook.

lunes, 8 de agosto de 2016

Tarta vegana de galletas y chocolate























Ingredientes:


-1 paquete de Chips Ahoy XL (esta versión no lleva 
ni leche ni huevo, comprobadlo en los ingredientes)
-2 paquetes de galletas Oreo (ya sea de la marca 
oreo o de la marca carrefour, ambas son veganas.)
-1,5 gramos de agar agar
-500 cl de leche de soja sabor chocolate (y un poco más a parte)
-Margarina vegetal o de soja
-200 gr de chocolate negro para fundir
-1 molde redondo (yo he usado uno de usar y tirar,
 de esos metálicos que son para hacer pollo al horno. Es fácil de desmoldar 
y girar, rompiendo con cuidado los bordes laterales)


Trituramos todas las chips ahoy, dejando algunos trozos gruesos y pepitas de chocolate. Yo las puse en la thermomix y le di al turbo unas cuantas veces, pero cualquier batidora de vaso sirve. Reservamos.

Tomamos un par de cucharadas de margarina (aproximadamente serán unos 90 gr, aunque lo hice a ojo), las echamos en un bol y derretimos 20 segundos en el microondas. Removemos y echamos la mitad de los chips ahoy triturados (reservamos los trozos grandes para más tarde y ahora usamos lo más arenoso) Mezclamos bien hasta que la galleta el chocolate y la margarina formen una pasta uniforme que no sea muy liquida pero que se pueda extender con facilidad. La repartimos por el fondo del molde y aplastamos un poco. Metemos a la nevera.

Echamos 250 cl de leche en una olla y calentamos. En otros 250 fríos, echamos el agar agar, removemos y añadimos al cazo cuando este casi esté hirviendo. Apagamos el fuego y removemos hasta que el agar agar se haya disuelto bien. Reservamos

Echamos un poco de leche de soja sabor chocolate en un plato hondo y vamos remojando bien las galletas oreo por ambos lados. Ten cuidado que no se te rompan. Vamos colocándolas sobre la capa de galleta que ya hemos puesto en el molde. Cuando tengamos una capa de oreo, vertemos la mitad de la leche con agar agar y volvemos a meter en la nevera. Esperamos a que se haya espesado un poco con el frío (igual tienes que ir removiendo de vez en cuando la leche de la olla) y repetimos operación con las oreo, ponemos otra capa y vertemos lo que queda de leche con agar agar.

Volvemos a dejar reposar en la nevera alrededor de media hora o tres cuartos. Cuando haya espesado lo suficiente, nos ponemos con la última capa de nuestra tarta.

Derretimos otras dos cucharadas de margarina y la mezclamos con casi todo el chips ahoy triturado que nos queda (reserva los trozos grandes para luego), mezclamos bien como hicimos al principio y extendemos esta nueva capa de galleta sobre el resto de la tarta, con mucho cuidado.

Dejamos enfriar la tarta mínimo unas 8 horas. Yo la preparé de un día para otro y cuando la desmoldé estaba perfecta. Retira el molde con cuidado, si has comprado uno de los de usar y tirar como hice yo te será más fácil. Rompe con cuidado los laterales y gira la tarta con ayuda de un plato llano grande.

Por ultimo preparamos la cobertura. Derrite un par de cucharadas de margarina con media tableta de chocolate negro en el microondas. Remueve bien hasta que se mezcle y deja reposar un par de minutos. Cubre con la crema toda la carta, extendiendolo con cuidado. Si se te ha roto en alguna zona o se ha quedado uniforme, puedes usar esta cobertura para igualarlo y dejarlo bonito.

Por último, espolvorea el chips ahoy restante por encima, presionando ligeramente para que se quede bien atrapado por el chocolate. A la nevera durante unas dos horas mínimo.


¡Buen provecho! Disfrutad de esta tarta, vegana, fácil de hacer y sin horno. Oh, y se la dedico al grupo de Gordivegans sin fronteras!! Que de no ser gracias a toda esa gente guapa no me habría enterado de que estas galletas eran veganas!


jueves, 19 de mayo de 2016

Acelgas con Patatas con Thermomix

Hoy os traigo un plato típico de verdura aunque con una variante que lo hace aun más rico sin necesidad de grasas extra. Vamos a comer unas ricas acelgas con patatas.



Vamos a necesitar:

-500 gr de acelgas
-500 gr de agua
-400 gr de patatas
-1 cucharadita de sal
-4 dientes de ajo
-50 gr de aceite de oliva
-1 cucharadita de pimentón dulce molido

Vamos a empezar lavando y cortando las acelgas. Si hay alguna hoja amarillenta, descartala o quedará con mal sabor. Una vez cortadas y pesadas, las reservamos en el varoma.

Echamos el agua en el vaso y colocamos el cestillo. Pelamos y cortamos en trozos las patatas. Colocamos el varoma en su posición y programamos 25min/varoma/vel 1. Cuando acabe apartamos el varoma y el cestillo y reservamos la verdura cocida, mezclándola en el varoma. Vaciamos el agua y secamos el vaso.

Ahora echamos los dientes de ajo y los picamos 7 segundos a velocidad 5. Bajamos los restos con la espátula, añadimos el aceite y programamos 5 min/100º/vel 1. Cuando esté, añadimos con cuidado el pimentón, colocamos la mariposa en su posición y añadimos la verdura ya mezclada. Programamos 8 min/varoma/vel. cuchara/giro a la izquierda.

Como toque final, unos piñones quedan genial.

Espero que disfrutéis de este plato. Ya sabéis que si queréis compartir algo o comentar que toque personal le das a estas verduras, podéis hacerlo en el grupo de google+, en el canal de facebook o aquí mismo en los comentarios del blog. ¡Que aproveche! ¡Nos leemos!





lunes, 11 de abril de 2016

Macarrones con verduras con Thermomix

La pasta es un alimento muy rico que nos encanta a todos, sobretodo a los más pequeños. Nos da mucha energía y nos saca de más de un apuro cuando tenemos poco tiempo para preparar algo de comer. Hoy además, os traigo una versión más sana, totalmente vegana, y que resulta un buen truco para conseguir que los más pequeños coman verduras.




Vamos a necesitar:
(para 4 o 5 raciones)

-1200 gr de agua
-400 gr de pasta
-1 tomate (más o menos 150 gr)
-1 calabacín
-1/2 cebolla
-2 ajos
-Orégano y sal.




Empezamos echando el agua al vaso (sin sal, para no retrasar la ebullición) y programamos 15 min/varoma/vel 1. Mientras tanto, lavamos el calabacín y lo cortamos a láminas, lo metemos en el varoma y reservamos.

Cuando termine el agua debería estar hirviendo. Añadimos la pasta por el agujero de la tapa, con cuidado, y programamos 8 min/aroma/vel. cuchara/ giro a la izquierda(el tiempo de cocción puede variar según la pasta que utilices, consultalo en el paquete). Colocamos el varoma en su posición con el calabacín laminado dentro.



Cuando termine, retiramos el calabacín del varoma y reservamos. Usamos el varoma para escurrir la pasta y lo pasamos por agua fría para cortar la cocción.

Lavamos el vaso e introducimos las verduras en el: el calabacín, la cebolla, el tomate, los ajos. Añadimos una cucharadita de sal y una pizca generosa de orégano. Trituramos a vel. 5 durante unos 15 segundos. Bajamos las verduras de las paredes con ayuda de la espátula y añadimos 20 gr de aceite.

Programamos 5 min/100º/vel cuchara.

Finalmente, añadimos la salsa de verduras a la pasta. Podemos hacerlo en el varoma, de forma que también escurrimos el exceso de aceite que pueda haber quedado. Rectificamos de sal si es necesario y a disfrutar del plato.























Si os parece poca salsa podéis añadir algo de tomate frito, aunque no os lo recomiendo. Está jugosa y sabrosa sin necesidad de nada más.

Espero que disfrutéis de este plato saludable y, como siempre, podéis comentar cualquier cosa ya sea en el canal de Facebook o Google+ o aquí en el blog. Todas vuestras sugerencias son muy apreciadas.

Un saludo y hasta la siguiente receta. Nos leemos!

jueves, 24 de marzo de 2016

Croquetones de Espinacas con Thermomix

 ¿Habéis hecho ya planes para jueves santo y viernes santo? ¿O sois de los que, como a mi, os toca currar juuuuusto cuando el resto del universo tiene fiesta? Ya seáis de los suertudos o de los que tenemos que ver el lado bueno de las cosas (:P) tendréis poco tiempo para comer y necesitaréis algo contundente. ¿Que tal unos croquetones?























Vamos a necesitar:

-75 gr de aceite de oliva
-75 gr de margarina de soja (vegetal)
-240 gr de espinacas congeladas
-50 gr de cebolla tierna
- 250 gr de harina maizena
-600 gr de leche de avena
-sal y pimienta al gusto
-un pellizco de nuez moscada


(para el empanado)

-150 gr de leche de avena
-9 cucharaditas de harina de garbanzo
-2 cucharaditas de levadura de cerveza
-10 gotitas de vinagre de manzana
-1 pellizco de sal negra del himalaya
-Pan rallado con ajo y perejil


Empezamos poniendo la mantequilla y el aceite en el vaso. Programamos 5 minutos/varoma/velocidad 1.

Cortamos la cebolla en cuartos, la echamos al vaso y troceamos 5 segundos a velocidad 4. Después sofreímos 5 minutos/varoma/ velocidad 1.

Añadimos las espinacas. Lo ideal sería que las descongeles y escurras primero. Sofreímos 5 minutos/varoma/ velocidad 1. Echamos la maizena y sofreímos de nuevo 1 minuto/100º/ velocidad 2 y medio.

Añadimos la leche, la nuez moscada, la pimienta y la sal. Mezclamos 10 segundos a velocidad 6, y programamos 7 minutos/100º/velocidad 4.

Removemos y dejamos enfriar. Recomiendo probarlo para rectificar de sal, en el caso de que sea necesario. Mientras tanto, nos ponemos a preparar el "huevo vegetal".

En un bol a parte, echa los 150 gr de leche de avena, la harina de garbanzo, la levadura de cerveza, el vinagre y la sal negra del himalaya. Bátelo todo bien hasta tener un resultado homogéneo que recuerda en color y textura al huevo crudo. Prepara el pan rallado en un plato y, cuando ya no te quemes, ve montando las croquetas (primero en el "huevo vegetal" y luego en el pan rallado). Cocínalas en una sartén en aceite muy caliente hasta que el pan se tueste y luego ponlas a escurrir en papel absorbente.






















Con estas cantidades te van a salir un montón de croquetones (y muchas croquetas si optas por no hacerlas tan grandes), así que puedes dejarlas congeladas y listas para pasar por la sartén. Espero que os haya gustado la receta y que la compartáis con vuestros amigos y familia.

Disfrutad del puente, cocinillas. Nos leemos!